​“Salí a trabajar porque quiero que mis hijos tengan una profesión”
Publicado: 11/20/19 04:00:a. m.

Este es el pensamiento que motivó a María Lourdes Alvarenga Vargas (31) privada de libertad hace 3 años y 2 meses en el centro penitenciario para mujeres “Casa del Buen Pastor” para sacar provecho de un curso de reinserción implementado por el Ministerio de Justicia conjuntamente con el Ministerio de Educación, consistente en la fabricación de productos de limpieza que ahora los produce y vende los días que hace uso de su salida transitoria. Sueña con el negocio propio y reunir de nuevo a toda su familia.

Su vida en el Buen Pastor cobraba matices de incertidumbre y miedo pensando en el día a día, en el mañana, sin estudios ni forma de mantenerse. María es oriunda de Puerto Pinasco donde no tuvo mayores oportunidades para estudiar y en el 2008 decidió salir de su ciudad en busca de mejores oportunidades. Se instaló en Asunción y dejó en el Chaco a cuatro hijos al cuidado de su madre.

La capital le resultó muy grande, no encontró trabajo y sin salida delinquió. “El día que me esposaron y me ingresaron a una celda lloré muchísimo, casi como dos semanas. Me dije, tengo 28 años, estoy sola y ¿qué hago? Al mes, mis nueve hermanos me dieron la espalda, a excepción de un uno y de mi madre, que viajan 500 kilómetros para venir a verme.

Tras las rejas, María volvió a estudiar y hace el 4to. nivel de la media. Además, será la mejor egresada del Centro de Educación Media para Personas Jóvenes y Adultas 138 – Casa del Buen Pastor donde se ha capacitado para la fabricación de productos de limpieza.

Los fines de semana, se apresura para habilitar a tiempo sus mesas de venta de productos de limpieza que los viernes se apuestan en la esquina del Buen Pastor y, los sábados y domingos en las plazas centrales de San Lorenzo, Ypané y Capiatá de 9:00 a 12:00 horas. Otros clientes reciben sus pedidos en la puerta de sus casas. “Hace seis meses que mi transitoria me permite salir para hacer una platita. Todos ya saben quién soy y me ayudan, nunca vuelvo sin haber despachado 20 litros de producto. Voy a llegar a montar mi negocio, dar estudio a mis hijos para que nunca sigan malos pasos y recuperaré a mis hermanos”, declaró feliz María.


Compartir esta noticia


Últimas Noticias Publicadas