​Pretenden reducir 65% de la población infectada con TB en penales
Publicado: 11/07/19 09:57:a. m.

El Ministerio de Justicia avanza en la implementación de una nariz electrónica que reduzca la afección de tuberculosis (TB) en internos del sistema penitenciario. Para el efecto médicos invitados de España junto a sus pares de la cartera de Justicia, realizaron un recorrido por las penitenciarías Tacumbú, Casa del Buen Pastor y Esperanza.

Para marzo de 2020, el denominado Proyecto de Celebración de la Red de Investigación “Validación del uso de una nariz electrónica (eNOSE) para el diagnóstico de tuberculosis en una población de riegos”, entraría en marcha en el sistema penitenciario. Representa el primer trabajo de referencia legal investigativa y es financiado por la Unión Europea.

A fin de continuar con los trabajos de campo se recibió la visita de los doctores españoles Adrián Sánchez y Juan Espinosa del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, quienes acompañados de médicos de la Dirección de Salud Penitenciaria y la dirección de Grupos Vulnerables del Ministerio de Justicia hicieron un trabajo de reconocimiento en los pabellones de tres penitenciarías donde se otorga atención a los afectados de TB.

Operativamente, las tareas serán realizadas en varias etapas con un período de duración de 4 años, desde cuatro hospitales mundiales (uno en Holanda, otro en España, otro en Portugal y otro en Paraguay) en tres penitenciarías (Nacional, Casa del Buen Pastor e Industrial Esperanza), entre pacientes, internos y personal penitenciario como población de estudio.

En nuestro país, para el trabajo operativo dentro de los penales, estarán tomando parte de la labor el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente “Juan Max Boetner” (INERAM), Laboratorio Central de Salud Pública (LCSP), Instituto en Investigaciones en Ciencias de la Salud (IICS-UNA), Programa Nacional de Control de la Tuberculosis (PNCT) y las Direcciones de Establecimientos Penitenciarios, Salud Penitenciaria y Atención a Grupos Vulnerables del Ministerio de Justicia.

Las narices electrónicas, o 'eNose' en inglés, son pequeños equipados de fácil utilización con poderosos sensores capaces de acelerar la detección de las cepas de TB ante los procedimientos convencionales y proseguir con el tratamiento de la patología.

Según el Programa Nacional de Tuberculosis, en el 2018 fueron notificados 2550 pacientes con tuberculosis en todas las penitenciarias de nuestro país.


Temas / Categorías
No hay Temas

Compartir esta noticia


Últimas Noticias Publicadas