Encabezado_bilingue.jpg
Por la memoria, la verdad y la justicia
Publicado: 09/10/18 08:40:a. m.

Por resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 30 de agosto es el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. En este marco, la Dirección de Memoria Histórica y Reparación, del Ministerio de Justicia, participa de diversas actividades que incluyen conversatorios con estudiantes, familiares de personas desaparecidas y organizaciones de DDHH; exposiciones de obras gráficas elaboradas por artistas y universitarios en apoyo al trabajo de búsqueda e identificación de personas desaparecidas por la dictadura y a la Campaña Nacional Jajoheka Jajotopa.

Invitamos a la ciudadanía al encuentro denominado “Jotopa por el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas”, a realizarse el día de hoy, jueves 30 de agosto a partir de las 16:00 hs. en la Plaza de los Desaparecidos, ubicada sobre la calle Paraguayo Independiente casi Ayolas. Esta actividad es organizada por la Mesa de Articulación por la Identificación de Personas Desaparecidas, de la cual la Dirección de Memoria Histórica y Reparación forma parte junto con organizaciones de DDHH y familiares de víctimas.

Desaparición forzada: crimen de lesa humanidad

La Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, ha ratificado que “la práctica sistemática de la desaparición forzada de personas constituye un crimen de lesa humanidad”.

La Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad, establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas desde 1968, declara que “los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad figuran entre los delitos de derecho internacional más graves” y en su Artículo II, establece que éstos son imprescriptibles.

Según el Tomo I del Informe Final de la CVJ (2008), se estima que 20.090 personas fueron víctimas directas de violaciones de derechos humanos y alrededor de 128.076 fueron afectadas indirectamente: 19.862 fueron detenidas de forma arbitraria o ilegal, 18.772 fueron torturadas, 59 ejecutadas extrajudicialmente, 336 desaparecidas y 3.470 exiliadas. Advirtiendo además que la mayoría de las personas sufrió más de una violación a la vez. Memoria Histórica y Reparación

En Paraguay, desde el año 2006 se viene realizando la búsqueda de personas detenidas-desaparecidas. Estos trabajos se iniciaron desde la Unidad de Investigación de Desapariciones Forzadas y Ejecuciones Extrajudiciales de la Comisión de Verdad y Justicia (2006-2008), luego desde la Dirección General de Verdad Justicia y Reparación de la Defensoría del Pueblo (2009-2013) y actualmente son llevados a cabo por la Dirección de Memoria Histórica y Reparación, dependiente de la Dirección General de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, creada por decreto en el 2013 con el objetivo principal de “organizar, articular y llevar adelante un Sistema Nacional de Búsqueda e Identificación de Personas Desaparecidas (1954-1989)”.

Como resultado de 12 años de trabajo articulado entre el Estado y la sociedad civil, se han exhumado hasta la fecha un total de treinta y siete (37) esqueletos de personas detenidas-desaparecidas por la dictadura stronista, hallados en diferentes dependencias públicas y privadas del país.

En el año 2016 se han logrado las primeras 4 identificaciones en Paraguay: Miguel Ángel Soler Canale, Rafaella Filipazzi, Agustín Potenza y Cástulo Vera Báez. En el marco de los trabajos de identificación, se ha constituido el Banco de Datos Genéticos de Familiares de Personas Detenidas Desaparecidas (1954-1989). Hasta la fecha, 204 familiares contactados en Paraguay y 99 en Argentina han donado una gota de sangre, cuyas muestran corresponden a familiares de 158 personas desaparecidas. Por primera vez en el Paraguay se han tomado 550 muestras sanguíneas aleatorias para la elaboración del Perfil Genético de la Población Paraguaya. Para ello se ha trabajado en un 100% con personas voluntarias de diferentes puntos del país.

La desaparición forzada es un crimen de lesa humanidad. La primera medida de reparación para las familias, es la búsqueda e identificación de sus seres queridos. Esta reparación abarca además a la sociedad entera, a su memoria histórica, a su identidad colectiva.

La identificación de personas desaparecidas es una reparación central directamente ligada a la democracia y cuya envergadura abarca la memoria histórica y colectiva de nuestro continente entero.


Temas / Categorías
No hay Temas

Compartir esta noticia


Últimas Noticias Publicadas